lunes, octubre 31, 2005

Servicios a la una...

Hace ya tiempo Nokia fabricó una pequeña cámara con tarjeta SIM (ahora tienen una versión nueva) que permitía al usuario manejarla de forma remota y recibir en su teléfono móvil las imágenes captadas. La camarita también tenía sensor de movimiento y temperatura, luz infraroja, etc. Más tarde Movistar ofreció un equivalente mediante una webcam accesible a través del móvil GPRS. Estos servicios no lograron triunfar entre otros motivos por el alto coste del acceso a la información, ya fuera mediante el envío de MMS (0'60€ mínimo cada uno) o tráfico GPRS (6€/Mb de media).

Sin embargo, FON puede dar nueva vida a un concepto que sí tiene un alto potencial de uso. Cualquier usuario FON podría enchufar una camara IP a su red y acceder a ella de forma remota a través de cualquier dispositivo móvil -PDA, WiFiFON, etc.-, e incluso ofrecer acceso restringido o abierto a esas imágenes. ¿Y quién querría hacer eso? Bueno, pensemos en ello: padres aprensivos que miran como está su retoño en la guardería; servicios de seguridad que chequean cómo están las tiendas o casas que protegen ; jefes que controlan la hora de entrada o la dedicación de sus empleados; técnicos que comprueban el estado de una sala de servidores; jóvenes que deciden a qué pub ir según el ambientillo que haya; bloggers exhibicionistas... ;)

Alguien podría crear el paquete hardware/software/instalación y venderlo a esos usuarios con un interesante margen. El usuario encantado porque el coste de uso del servicio ha desaparecido, FON enriquece su Movimiento con un nuevo valor añadido, los ISP venden nuevas conexiones... y todos contentos. ¿O no?

domingo, octubre 30, 2005

Móviles duales WiFi-GSM.

Los teléfonos móviles WiFi son el futuro, eso está claro, pero sólo si cumplen ciertos requisitos mínimos que todos usuarios de a pie (no los heavy users, techies y demás) exigen. A saber: el combo diseño/tamaño/calidad del terminal; la cobertura; y los servicios. Lo del precio ni lo menciono por evidente: entre 60 y 100 € es la horquilla en la que se mueve el grueso de los españoles para invertir en un terminal.

Mientras FON no sea capaz de garantizar la cobertura total, al menos como lo hacen las operadoras convencionales, sus terminales wifiFon corren el riesgo de ser un elemento minoritario, para entusiastas o para profesionales, pero no para Carlos, María o la vecina de enfrente. Ésos, los usuarios de la calle, no saben ni quieren estar pendientes de dónde hay cobertura WiFi -¿lo cuálo?-. Ésos no están dispuestos a llevar dos terminales -el GSM de toda la vida y el nuevo wifiFon-. Ésos no aceptarán quedarse sin cobertura cuando vayan a pasar el fin de semana al pueblo.

Por todo eso, es indispensable que el wifiFon sea un teléfono "dual", capaz de aprovechar tanto la red GSM como la WiFi, a poder ser pasando de una a otra de forma transparente para el usuario, incluso durante una llamada. La industria ya está trabajando en ello y prometen soluciones Navidades como fecha clave.

A Martín le encanta la idea que sus foneros utilicen sus iPod, sus cámaras digitales y demás gadgets sobre la red Fon, pero seguro que también sabe que el verdadero potencial de Fon, la oportunidad de negocio, está en la telefonía móvil y en el gran público. Él nos habla de medio año como mínimo para poder ofrecer terminales como Dios manda, que no obliguen a estar quietos para que no se corte la llamada al cambiar de punto de acceso. De acuerdo, es un buen plazo para construir una red suficiente en las grandes ciudades, sobre todo si Fon sigue siendo el fenómeno viral que constituye hoy en día. Aunque también es un buen plazo para que las grandes operadores organicen y ejecuten su contraataque.

sábado, octubre 29, 2005

Servicios y contenidos.

Cuando la lucha entre las operadoras se ocupa de dos frentes, quitarse y mantener los clientes por un lado, y aumentar los ingresos por usuario mediante la oferta de una amplia cartera de servicios y contenidos por el otro, Martín Varsavsky anuncia una y otra vez en su blog que renuncia a esta segunda batalla: ni desarrollará ni cobrará comisión.

Es decir:

- Muchos foneros no generarán ingresos de datos por ser linus, los bills se hacen bills porque probablemente no necesiten mucho roaming, y los guiris -o aliens, según el nuevo bautizo- está por ver qué volumen de negocio pueden generar en España -cuarto por la cola de Esuropa en desarrollo tecnológico-;
- Con el wififon -a falta de acabar de comprender la mencionada tarifa plana de 10 €/mes- creo que no se cobrará nada por llamadas entre usuarios wifi, con lo que los ingresos vendrán sólo de las llamadas "hacia fuera", y aún ésas serán bastante económicas;
- Tampoco piensa aprovecharse el potencial de la localización geoposicional del usuario para vender publicidad;
- Y finalmente está la renuncia a ofrecer servicios y contenidos desarrollados por Fon o al menos auspiciados por éste.

¿Por qué esa renuncia a fuentes de ingresos complementarias?

Centrándonos en servicios y contenidos, la experiencia y contactos de Martín le podrían ser muy útiles, por poner sólo un ejemplo, para ofrecer un portal Fon para los teléfonos wifi -hay pocos portales web o wap que se hayan adaptado adecuadamente a esta nueva generación de dispositivos de pantalla pequeña pero alta conectividad-, con todos los servicios y contenidos que el usuario necesitará -información, descargas, chat y mensajería, video y música online, etc-. Las posibilidades de rentabilización mediante publicidad que explote adecuadamente la localización geoposicional son enormes.

Entonces, ¿por qué no? Mi teoría -y no es más que una teoría-, es que Martín es tan listo como parece, y quizá en este caso prefiera plantear una estrategia Bill -Gates, se entiende-. Es decir, esperar a que sean otros los que hagan el I+D y asuman el riesgo, para después comprar aquello que le parezca más interesante o rentable. Por supuesto, también está el hecho de que Fon se beneficiará indirectamente de cualquier servicio o contenido hecho pensando en sus usuarios, como Palm se benefició en su día de los cientos de pequeños desarrolladores que nutrían a sus clientes de mil y una aplicaciones para sus PDA's, pero me cuesta creer que ante el potencial flujo de dinero que pasará por su red y dispositivos, Fon renuncie a echarle mano.

viernes, octubre 28, 2005

Algunos interrogantes.

Fon representa el apoyo de un Emprendedor con mayúsculas a la utopía histórica de muchos internautas: cobertura wifi universal. Tanto es así que cientos de personas se están volcando a colaborar con Martín Varsavsky en ese proyecto, y muchos más lo harán cuando éste finalmente salga a la luz como una realidad.

Sin embargo Fon es mucho más que eso. Fon no es una de las Fundaciones de Martín, sino un negocio. Y ahí es donde me preocupa la implicación de todas esas personas. Me preocupa su posible desencanto si en algún momento Martín o sus socios -o los futuros compradores de Fon- abusan de su papel de propietarios de ese movimiento. También me preocupa el desarrollo de un modelo de negocio serio encima de algo que requiere de la participación "popular" -por ahora Martín sólo ha mencionado una vez su intención de colocar hotspots propios-.

En cierto modo, parece que en Fon son algo reacios a invertir en su propia idea. No piensan hacer publicidad convencional, llaman a sus voluntarios a filas para hacer de comerciales e incluso de técnicos instaladores, y en sus demandas de trabajo siempre piden a personas sin experiencia -lo que suena a sueldo bajo...-.

Por otro lado lo que más me llama la atención es la intención última de ofrecer una alternativa a las telecomunicaciones móviles basándose en la red Fon. ¿Realmente sueña Martín en ofrecer telefonía wifi basándose sólo en la cobertura de Bills y Linus? ¿O acaso se guarda un as en la manga, consistente en esperar a que se despliegue la red de voluntarios, para después ir cubriendo todos los huecos de cobertura con sus propios puntos de acceso?

El meollo del negocio de Fon estará en la telefonía wifi, y sin embargo, parece el aspecto más descuidado de la estrategia Fon, al menos la que aparece en el escaparate de Martín. Movistar sigue explotando la creencia de que es la operadora con mejor cobertura, y esa palabra, cobertura, está en boca de todos al analizar la calidad de una operadora. ¿Quién querrá un wifiFon si al salir del centro urbano se queda sin cobertura? ¿Quién querrá tener que llevar dos móviles, o pagar dos facturas distintas? Sí, habrá gente que sí, personas que ya llevan su móvil, su PDA, su portátil, su... ¿pero son suficientes como para rentabilizar este proyecto?

Muchos interrogantes que esperamos que poco a poco se vayan desvelando. Por si acaso, yo ya soy de Fon. Linus, por supuesto.

miércoles, octubre 26, 2005

El dinero en movimiento.

Asistir al parto de una empresa, o al menos a la parte no censurada del mismo, es siempre un espectáculo. Bueno, lo de siempre es un decir, porque yo es la primera vez que lo veo. Martín Varsavsky explicó una idea en su blog, y a medida que la idea ha ido cuajando, él lo ha ido contando al mundo.

Ya se sabe que en España -y en medio mundo- no hay nada que tire más que un tipo con éxito. Tras su estela se agrupan oportunistas, pelotas y envidiosos pero también espíritus sanos en busca de inspiración y de un ejemplo a seguir, incluso con ganas de trabajar. Esta vez ese eterogéneo grupo de personas parece que va aportando su granito de arena al proyecto de Martín, y éste, llámalo tonto, le saca partido.

Él pide ideas y colaboraciones, y como en su propia web dice, "la comunidad apreciará tu trabajo" -es decir, que no verás ni un duro pero palmaditas en el hombro no faltarán-. Bueno, al menos es sincero, otros ni siquiera eso. Hay que reconocer que su aura de hombre exitoso y aún así con conciencia -como demuestran sus fundaciones y proyectos varios- le están sirviendo para vender Fon como un experimento medio empresa medio ONG, por lo que se puede pedir ayuda desinteresada aunque el objetivo, de un modo u otro, sea sacarle dinero al tema. La intención es legítima, por supuesto, pero no se puede negar que el conjunto desprende cierto aroma sospechoso. Me pregunto si cuando venda la mitad del pastel a Swisscom -que según él afirma están interesados en su proyecto-, repartirá unas migajillas entre los voluntarios que le van apoyando desde sus casas.

Bueno, en cualquier caso, todo esto de Fon resulta al menos original, interesante y muy prometedor, y desde estas líneas intentaremos analizarlo día a día.