miércoles, octubre 26, 2005

El dinero en movimiento.

Asistir al parto de una empresa, o al menos a la parte no censurada del mismo, es siempre un espectáculo. Bueno, lo de siempre es un decir, porque yo es la primera vez que lo veo. Martín Varsavsky explicó una idea en su blog, y a medida que la idea ha ido cuajando, él lo ha ido contando al mundo.

Ya se sabe que en España -y en medio mundo- no hay nada que tire más que un tipo con éxito. Tras su estela se agrupan oportunistas, pelotas y envidiosos pero también espíritus sanos en busca de inspiración y de un ejemplo a seguir, incluso con ganas de trabajar. Esta vez ese eterogéneo grupo de personas parece que va aportando su granito de arena al proyecto de Martín, y éste, llámalo tonto, le saca partido.

Él pide ideas y colaboraciones, y como en su propia web dice, "la comunidad apreciará tu trabajo" -es decir, que no verás ni un duro pero palmaditas en el hombro no faltarán-. Bueno, al menos es sincero, otros ni siquiera eso. Hay que reconocer que su aura de hombre exitoso y aún así con conciencia -como demuestran sus fundaciones y proyectos varios- le están sirviendo para vender Fon como un experimento medio empresa medio ONG, por lo que se puede pedir ayuda desinteresada aunque el objetivo, de un modo u otro, sea sacarle dinero al tema. La intención es legítima, por supuesto, pero no se puede negar que el conjunto desprende cierto aroma sospechoso. Me pregunto si cuando venda la mitad del pastel a Swisscom -que según él afirma están interesados en su proyecto-, repartirá unas migajillas entre los voluntarios que le van apoyando desde sus casas.

Bueno, en cualquier caso, todo esto de Fon resulta al menos original, interesante y muy prometedor, y desde estas líneas intentaremos analizarlo día a día.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

A veces ni palmaditas porque no menciona la fuente.

De todas formas, el concepto es tan importante (por revolucionario) que me parece que hay que darle más importancia a que salga adelante.

Ten en cuenta el valor de ejemplo para la comunidad: Martin está organizando una empresa de abajo a arriba (+/-). Si triunfa, mañana alguien pensará lo mismo en términos verdaderamente comunitarios y el mundo será de colores...

11:57 a. m.  
Blogger Afonicos said...

La parte revolucionaria es la que, precisamente por lo revolucionario, es difícil de creer. Martín, ¿qué es más, empresario o revolucionario? Yo no le conozco, y aunque como empresario es de lo más "cool" que conozco, no puedo quitarme la sensación de que está usando los mecanismos de red -desde el blog hasta el voluntariado, marketing viral, etc.- en beneficio propio, y que quizá -ojalá no- algún día lamentemos haberle seguido el juego.

Pero tienes razón, sólo por la posibilidad de que sea sincero y esto tire para adelante, vale la pena arriesgar y apostar por él y por FON. Yo lo hago, aunque desde estas líneas me reservo el derecho a una actitud crítica aunque -o al menos intento- constructiva.

Saludos.

12:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home